Logo WEB2

¿Cómo evaluar el panorama plural de familias que se presentan actualmente, en relación con los objetivos de igualdad de derechos y bienestar universales que se plantean como un ideal las sociedades democráticas? ¿Para estas sociedades, tal situación es un avance en términos sociales, culturales y económicos, o es una fuente de problemas que debería contar con la atención destacada de parte de sus gobiernos y de sus principales instituciones privadas y sociales? ¿Las diferentes estructuras de familia ocasionan, en términos generales, efectos de bienestar parecidos para los niños y los adultos, o algunas propician con más facilidad el desarrollo de carencias y problemas de bienestar en la población?

 

¿Qué analizamos en las publicaciones?

Las 589 publicaciones que se analizan en el libro comparan lo siguiente: a) en los adultos, la diferencia en los indicadores de bienestar entre la población casada (hombre y mujer) y la que tiene otros estados civiles o situaciones específicas (cohabitación libre, divorciada, separada, soltera, viuda, con dos o más nupcias, parejas del mismo sexo, etc.); y b) en los niños, la diferencia en los indicadores de bienestar entre los que viven con ambos padres (mamá y papá casados o en cohabitación libre) y los que viven en otras situaciones familiares (padres divorciados, padres solteros, con padrastros o madrastras, con parejas del mismo sexo, etc.).

 

INDICADORES DE BIENESTAR QUE SE CONSIDERAN

Se analizan 11 indicadores: educación, seguridad física, relaciones entre padres e hijos, funcionamiento de la pareja, salud sexual y reproductiva, salud mental, salud física, ingresos y trabajo, vivienda, adicciones, y satisfacción de vida (bienestar subjetivo).