Logo WEB2

La información disponible señala sistemáticamente que, en las democracias, los niños que viven con sus dos padres (papá y mamá) tienen mejores niveles de bienestar de manera significativa.

Por lo anterior, dado que todos los demás tipos de familia se alejan de dicha estructura organizativa, la consecuencia observada en los menores de edad es un aumento en los riesgos y en el porcentaje de problemas de bienestar. No hay información científica que muestre —como tendencia general— que para el bienestar de los niños resulta indiferente vivir o no vivir con su papá y su mamá; en consecuencia, no se dispone de información sistemática que permita fundamentar la opinión ideológica según la cual las parejas del mismo sexo podrían sustituir la necesidad de los niños de contar con el cuidado de una pareja conformada por un hombre y una mujer.

En la investigación hecha de 589 publicaciones académicas y oficiales, 312 corresponden a estudios que analizan —como objetivo central o complementario— el bienestar de los menores de edad en distintas situaciones familiares. Como se observa en la gráfica, la diferencia es clara: 77.7% de los registros de información muestran que los niños y adolescentes que viven con sus dos padres (papá y mamá) tienen un bienestar significativamente mayor en comparación con quienes viven en otras situaciones familiares posibles (mamá o papá solos, padrastros o madrastras, y otros); en cambio, sólo 1.1% de los registros señala lo contrario.

B1 VIVIR PAPA Y MAMA